martes, 12 de diciembre de 2017

Maricel, 41 años, uruguaya, separada (Parte 2)

...el otro día estaba en la ducha y empecé a acariciarme las puntas de los pezones... son muy sensibles... demasiado, a veces...

Y sí, son divinas mis tetas...

Me encanta cuando me acaban sobre las tetas o en la cara… o sea, en las mejillas, pero lejos de los ojos… si te entra en los ojos te arde muchísimo…

Además dicen que el semen es buenísimo para el cutis… te queda suavecito, eso es verdad, jajaja…

...también me gusta que me chupen los pezones mientras me tocan el clítoris, o me meten un dedo, un dildo o la verga: es muy lindo sentir los dos estímulos al mismo tiempo…

A mi marido no le gustaba que usara dildos. Yo los usaba a escondidas pero me hubiera encantado hacerlo con él…o sea, masturbarme con un consolador y que él me mirara… o que él me o metiera mientras se la chupaba… una fantasia que me re-calentaba... pero a él no le gustaba.

Se enojó muchísimo cuando me lo compré… ¡como si le hubiera metido cuernos!


La ducha  también está buenísimo hacerlo por la cola. Si me excitás lo suficiente… me dilato sola sin nada… y entra perfecto. Me gusta que la metan y se quede quieto…o muy despacito…¿entendés?  


Sentirla toda adentro mientras me toco… 

Los hombres no tienen paciencia.

Mi marido era un bruto para eso, me lastimaba.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.