domingo, 24 de junio de 2018

TheLifeErotic.com, Mirabella, Tingle Of Pleasure.




Les Neuf Portes de ton corps, Guillaume Apollinaire

https://lyricstranslate.com/es/les-neuf-portes-de-ton-corps-las-nueve-puertas-de-tu-cuerpo.html#ixzz5JOYCHdC5

Les Neuf Portes de ton corps

Ce poème est pour toi seule Madeleine
Il est un des premiers poèmes de notre désir
Il est notre premier poème secret ô toi que j’aime
Le jour est doux et la guerre est si douce
S’il fallait en mourir
 
Tu l’ignores ma vierge à ton corps sont neuf portes
J’en connais sept et deux me sont celées
J’en ai pris quatre j’y suis entré n’espère plus que j’en sorte
Car je suis entré en toi par tes yeux étoilés
Et par tes oreilles avec les Paroles que je commande et qui sont mon escorte
 
Œil droit de mon amour première porte de mon amour
Elle avait baissé le rideau de sa paupière
Tes cils étaient rangés devant comme les soldats noirs peints sur un vase grec 

Paupière rideau lourd
De velours
Qui cachait ton regard clair
Et lourd
Pareil à notre amour
 
Œil gauche de mon amour deuxième porte de mon amour
Pareille à son amie et chaste et lourde d’amour ainsi que lui
O porte qui mène à ton cœur mon image et mon sourire qui luit
Comme une étoile pareille à tes yeux que j’adore
Double porte de ton regard je t’adore
 
Oreille droite de mon amour troisième porte
C’est en te prenant que j’arrivai à ouvrir entièrement les deux premières portes
Oreille porte de ma voix qui t’a persuadée
Je t’aime toi qui donnas un sens à l’Image grâce à l’Idée
 
Et toi aussi oreille gauche toi qui des portes de mon amour est la quatrième
Ô vous les oreilles de mon amour je vous bénis
Portes qui vous ouvrîtes à ma voix
Comme les roses s’ouvrent aux caresses du printemps
C’est par vous que ma voix et mon ordre
Pénètrent dans le corps entier de Madeleine
J’y entre homme tout entier et aussi tout entier poème
Poème de son désir qui fait que moi aussi je m’aime
 
Narine gauche de mon amour cinquième porte de mon amour et de nos désirs
J’entrerai par-là dans le corps de mon amour
J’y entrerai subtil avec mon odeur d’homme
L’odeur de mon désir
L’âcre parfum viril qui enivrera Madeleine
 
Narine droite sixième porte de mon amour et de notre volupté
Toi qui sentiras comme ta voisine l’odeur de mon plaisir
Et notre odeur mêlée plus forte et plus exquise qu’un printemps en fleurs
Double porte des narines je t’adore toi qui promets tant de plaisirs subtils
Puisés dans l’art des fumées et des fumets
 
Bouche de Madeleine septième porte de mon amour
Je vous aie vue ô porte rouge gouffre de mon désir
Et les soldats qui s’y tiennent morts d’amour m’ont crié qu’ils se rendent
Ô porte rouge et tendre

Ô Madeleine il est deux portes encore
Que je ne connais pas
Deux portes de ton corps
Mystérieuses
 
Huitième porte de la grande beauté de mon amour
Ô mon ignorance semblable à des soldats aveugles parmi les chevaux de frise sous la lune liquide des Flandres à l’agonie
Ou plutôt comme un explorateur qui meurt de faim de soif et d’amour dans une forêt vierge
Plus sombre que l’Érèbe
Plus sacrée que celle de Dodone
Et qui devine une source plus fraîche que Castalie
Mais mon amour y trouverait un temple
Et après avoir ensanglanté le parvis sur qui veille le charmant monstre de l’innocence
J’y découvrirais et ferais jaillir le plus chaud geyser du monde
Ô mon amour ma Madeleine
Je suis déjà le maître de la huitième porte

Et toi neuvième porte plus mystérieuse encore
Qui t’ouvres entre deux montagnes de perles
Toi plus mystérieuse encore que les autres
Porte des sortilèges dont on n’ose point parler
Tu m’appartiens aussi
Suprême porte
À moi qui porte
La clef suprême des neuf portes
 
Ô portes ouvrez-vous à ma voix
Je suis le maître de la Clef

"Las Nueve Puertas de tu Cuerpo" , poema de Guillaume Apollinaire (versión en español en el link)

https://lyricstranslate.com/es/les-neuf-portes-de-ton-corps-las-nueve-puertas-de-tu-cuerpo.html


Foto: detalle de foto de Petter Hegre, 
set "Flora, Fantasy, Part2, intervenida por epc





de Amo Sapiens ‏ @amosapienss



de Moi Magazine ‏ @moi_magazine6



(Entrevista, no texto enviado) Las Mujeres y el Feminismo 1: "Acá se habla poco del acoso"


CANDELA, 19 años, empleada bancaria.



Te voy a ser sincera, soy una ignorante del tema y tampoco me interesa. Lo del feminismo de ahora me parece una estupidez innecesaria.

Y el machismo acá…

No sé mucho tampoco, en los únicos casos que soy víctima de machismo es con el acoso callejero.

Me parece muy estúpido.

No sé que se piensan los hombres…

¿Que por decirnos que somos lindas sin haberlo pedido les vamos a hacer un pete?

¡No!

Es desagradable y nada halagador.

Por eso cuando voy por la calle siempre uso auriculares.

Una vez un tipo me paró por la calle y me dijo:

"Con ese culo y esa pepa te hago todo lo que quieras".

Lo cagué a puteadas.
Pablo Picasso, Seated woman on wooden chair, 1941
No sabía de que otra forma reaccionar.

Otra vez, un tipo en una camioneta pasó por al lado mío y me hizo una señal de que me iba a lamer la vagina.

Estaba saliendo del liceo con mi mejor amigo.
Era chiquita.
Sentí muchísima vergüenza.
Tanta, que ni me acuerdo que me gritó acompañado de esa señal tan obscena.
Me sentí… 
Avergonzada…
Muy…

El feminismo debería encargarse de tratar de luchar contra eso,
no de tratar de legalizar las tetas libres. No hacen más que empeorar la situación.

Al acosador le digo:

“Vos lo único que querés es demostrar tu superioridad por sobre mi lanzándome ese tipo de piropos horribles.

Lo único que conseguís es avergonzarte y quedar mal parado vos.

Vos no sos mejor que yo.
Y yo no soy mejor que vos.
Tratame como tu igual, no como un objeto sexual que podes tener.

Con ese tipo de cosas sólo me generas rechazo”

A mis amigas también las acosan.

A una, - tenía 16- , una vez la pararon en una con una moto en medio de la calle y el tipo la besó sin su permiso.

Cuando llegó a su casa lloraba de lo mal que se sentía.

Ella no lo conocía, obvio.
Estaba volviendo a su casa desde la mía.

Eran las 4 de la tarde, La Blanqueada.
Me llamó llorando.

Íbamos al liceo… y los profesores hacían casi nada con respecto al acoso. 

No había una clase en que se hablara específicamente de eso, que se educara a los chicos y a las chicas…

En nuestra sociedad se habla muy poco sobre el acoso.

En serio, digo… con datos, con ejemplos… con denuncias en los medios…

¿Y en la justica que se hace?

Los tipos se creen intocables, saben que no les va a pasar nada. La gente en la calle ve lo que pasa y mira para otro lado. En la calle estás sola.

No se encara de verdad el tema.

Y el acoso no empieza cuando estás desarrollada como mujer. Empieza desde que sos chiquita, sos una nena y ya te están diciendo barbaridades por la calle.

Le preguntas a tu madre que fue eso, qué quiso decir y tu madre también se avergüenza y no te dice nada o cambia de tema.

Eso me pasaba a mí.  

Henri Matisse - Blue eyes, 1934
Hablando con mis amigas me di cuenta de lo que me pasaba a mí no era solo a mí, a ellas también les pasaba.

Había muchos casos en que nos tocaban la cola en ciclo básico, en el liceo.

A mí por ejemplo, me la tocaron varias veces… y los profesores no sabían que hacer al respecto.

¡No sabían!

Nada más que decir que no estaba bien.

Pero con decir que no está bien no los parás a los acosadores.

Ahora, soy independiente y en mi trabajo no puedo estar más cómoda.

Nunca tuve un problema como ese.

Pero en facultad sí se da.
Y a mí me pasó.

En un fiesta de cumpleaños… todos chicos y chicas de la facu, amigos y conocidos.

Yo estaba muy borracha.

Y además tomaba pastillas antidepresivas…

Dos compañeros se aprovecharon y abusaron de mí mientras no podía ni pensar de lo mal que estaba.

Me violaron, prácticamente.

Cuando fui al baño me desperté del letargo al ver toda la sangre.

Y lo grabaron en audios.

Lo pasaron a un grupo que tenían los hombres de la clase.
Un grupo de whatsapp.

Tuve que dejar la facultad porque no soportaba los comentarios.

"No tenés dignidad"

"Sos una puta"

Esto me lo dijo una chica incluso: "¡Cómo vas a tener novio si estuviste con todos!"

Los consideraba mis amigos…

Me llevaron un cuarto con la excusa de mostrarme unos libros sobre historia del arte… yo soy muy de esos libros, me fascinan y ellos lo sabían.

sábado, 23 de junio de 2018

Mujeres escribiendo sobre Feminismo y Machismo


Bienvenidas todas las opinones.

Enviar textos a entrevistaseroticas2@gmail.com

Pueden escribir con sus nombres reales o pseudónimos.

Textos de 500 caracteres como máximo.

Anímense a expresarse!




jueves, 21 de junio de 2018

Tokio, 32 años, soltera. Costurera Fashionista. “El proceso mental es lo más erótíco ”


Orgasmo 1

La mayoría de las veces las mujeres mienten…


No digo que finjan lo que alguna vez han sentido, sólo digo por conversaciones que he tenido con amigas que muchas veces se miente.

Nicholas Vermes, study of Derain
Y yo claro, he mentido muchas veces.

¿Por qué se miente?

¿Al otro le importa?

Quizá las mujeres somos profesionales de la mentira y lo hacemos tan bien que no se dan cuenta.

Bueno, podríamos hacer una categoría de hombres a los que le importa y a los que no…

El orgasmo es absolutamente mental.

Es mental.
Muy mental.

Las mujeres o al menos yo, o mujeres como yo, tenemos la cabeza que va a mil, nunca está en blanco, está proyectando, analizando y previendo... por lo cual se hace difícil estar en el momento presente y entregarse.

Aah, sí… lo de la cabeza a mil tiene su explicación, también…

La cuestión es en qué está ocupada la mente, en resolver, prever, tener todo bajo control, agradar, que te agrade, es el famoso diálogo interno.

Y a la vez, que se está ahí el entorno también se percibe y se comenta internamente.

La mente opina todo el tiempo, y hay otras veces que se produce la magia y eso queda en segundo plano.

Depende de muchas cosas, del momento que estés viviendo…

Y depende casi siempre de la expectativa que uno tenga.

De querer que salga bien.

Woman with a mandolin, 1950 - Jean Metzinger
De que al otro le guste, de asegurarse de que una está haciendo las cosas bien, esa es una de las cosas que me pasan por la cabeza a veces…

Influyen los olores

El tipo de beso…

Y percatarse de cuán apurado está el otro.

Si está conectado o no, la mirada es importante-

Yo miro los ojos mucho, se puede ver más allá a veces.

Cuerpo y Sexo

Yo siempre hago el amor, no “tengo sexo”.

A veces ha sido correspondido… y a veces no.
Mis zonas más sensibles son:

La boca.

Y las manos.

Casi nadie repara en esos puntos… son mis puntos más sensibles.

¡Van directo a la cuestión!

Los ojos son muy importantes, fundamentales.

Los besos.
Lentos y apasionados

Poca saliva.
Mucha me da asco.
Lengua.

Pero no la que no te deja respirar. Lengua sobre lengua, sentirla, saborearla.


Mmmm... Dedos pueden usarse también… sutiles…

Puede ser cualquier posición si se hace bien, morder lo justo, fuerte no… de atrás y de costado...
Y la manos…

Ah... Es que yo me dedico a la costura y toco, y siento las telas con las manos, las texturas, los puntos… tengo gran sensibilidad en los dedos… veo con las manos.
Me gustan las manos de las personas, siempre las observo.

Suelo ser tímida de arranque.

No existe un lugar especial que me caliente que me toquen…

Henri Matisse la alegria de vivir 1906
Depende del momento y de quién, no hay una receta.


Pero seguro que directo a donde van todos, de una… ¡no!

Un día le dije a una pareja que tenía:

"¿Sabés que en mido casi metro ochenta de cuerpo hay más cosas que tetas y vagina?”

Tengo cara, pelo, piernas, espalda, etc...

En otras palabras, le estaba diciendo: 

“¡Pará de pensar con la poronga querido! ¡Te estás perdiendo un universo detrás! ¡No seas básico!

Hay hombres que no piensan con la mente, no les interesa, ok me parece más honesto que los que se hacen que les importa y a dos cuadras te das cuenta de que te quiere garchar e irse a tomar una birra con los amigos.

Parece que no tuvieran tiempo para hacer las dos cosas.


Pechos y Situaciones

Mido 1,78
Y corporalmente, 95-65 -90
Pechos voluminosos.
Pezones…

Pah… me cuesta hablar de esto… ¡Imaginatelos!

Me interesa más la forma de pensamiento que lo corporal.

No es lo que más me interesa, el cuerpo.

Mi foto de FB, por ejemplo está recortada, estoy en  bikini chiquita.

Por algo... la recorté, si no...

la hubiese puesto entera.

Soy sexy cuando quiero y con quien quiero, no me gusta exponerme.

No estoy depilada.

En mi caso no es un problema, porque soy rubia y casi lampiña.

Es que no me hace falta, casi no tengo, una depilación me dura meses.
En estos temas soy muy tímida, me cuesta hablarlos.

En general no me gusta la gente con mucho pelo.

Matisse, Nude-1913
Será porque yo no los tengo.

Los hombres totalmente depilados no me gustan.

Mis pechos, sólo los ven quién yo quiero que los vea.

En general se sorprenden en la intimidad.

La frase común es: "¿Y dónde tenías guardado todo eso?"

Son lindos pero no son muy sensibles.
No mucho.
No me excita que los acaricien o depende pero en general no.

En realidad no es la manera que te acaricien, es el momento entero, todo lo que pasa,  lo que lleva ese momento… el proceso, no solo una caricia o solo un contacto físico, es el proceso que te va llevando y llevando…

Te repito, en mí, juega lo mental.
Si me gustás mentalmente, cualquier cosa que hagas me va a gustar.


Y claro, hay situaciones, conversaciones y sobre todo la mirada.

La sonrisa también.

Me he quedado enamorada de miradas.

Si la mirada me atrae el resto no me importa nada
O una conversación interesante.


La Sonrisa Colgate


Hace poco me puse a conversar con un hombre, joven él, me impactó su mirada, cejas delicadas y ojos limpios…  "Sonrisa Colgate", como le digo yo.

Me hablaba y mi concentración estaba en sus ojos y en su risa, me perdí ahí.

Me hubiese quedado toda la noche mirándolo, él se percató de eso.

Estábamos en un boliche, ya lo conocía de antes, su objetivo era claramente irse conmigo...

Quería tener sexo, punto.
Y algo pasó en esto de las miradas y quedó todo ahí, pensando en vernos otro día.

Aún no lo vi a solas.

Me dijo: "Esto puede estar muy bueno".

Yo pensé en que es complicado que lo vea, es el amigo de un amigo, está comprometido, no me va mucho esa onda pero me fui a mi casa recordando su mirada y su sonrisa, así me dormí.

No estaba excitada.

Umberto Boccioni, nude complementary model of form color,1913


No, si no… lo hubiese traído a mi casa para mirarlo y besarlo.
Después si pasaba algo más ya era secundario.

Ahora
Pienso en sus ojos, en su sonrisa y en sus besos… pero sé que no va a pasar nada.

Sí, me besó.

Me pregunto si quería ir al baño y le dije que no. Él se fue, esperé y camine hacia el baño.

Cuando salió, yo  estaba escondida tras una columna y cuando pasó por ahí le chisté.

Estábamos con otra gente, no daba para marcar…

Cuando me vio se sonrió.

Y quedamos contra la columna.

Es más bajo que yo, no le importó y a mí tampoco.

Nos besamos y ahí se produjo la primer mirada de conexión.

Nos quedamos mirando.

Unos cuantos segundos.

Modigliani, nude bust ,1915.
Le dije que me encantaba su mirada, sus ojos y su sonrisa.

El me agarró de la cintura, me levantó la remera apenas y me dijo: "a mí me mata está zona", (la parte del abdomen bajo).
Me tocó esa parte del abdomen.

Sutil… sólo pasó el dedo de lado a lado entre la remera y el inicio del pantalón…
Eso fue más efectivo que si hubiera metido la mano dentro del pantalón.

Lo abracé.

Fue un momento presente, estábamos ahí conectados y parecía no importar la vida personal de cada Uno.


Nos besamos un rato más y le dije: “Ya basta… vamos porque ya hace rato que estamos acá…”

Y aparecimos donde estaban los demás.

Todos se dieron cuenta, se ve que teníamos cara de desquiciados…

Yo estaba súper hot,  en modo no pensar.

Pero había que disimular.

Nos sentamos en unos bancos altos en la barra y sólo podíamos mirarnos.

Aunque con la excusa de darse vuelta para pedir un trago quedábamos cerca y se escapó algún beso en el cuello.

Le gustó mi perfume.


Los dos decíamos que ya era hora de irnos cada uno a su casa pero ninguno se iba.

Buscábamos excusas para quedarnos un rato más.

Yo trabajaba temprano al otro día pero no me importó.

Él miraba al rededor medio perseguido pero por momentos se olvidaba
Entonces me ponía la mano en la pierna, o me besaba en el cuello.

Y se ve que se acordaba en algún momento que estaba de pillo y volvía a su lugar…

Comenzamos a agarrar los abrigos para irnos y el fingió que mi bufanda era la suya.

Picasso Nude with raised arms 
(The Avignon dancer) (1907)
La olía sin parar, yo hice como que no me daba cuenta hasta que lo miré como diciendo es mi bufanda y él rápidamente dijo:

" ¡Aaah, ya me parecía que no era la mía!"

La suya era de otro color y textura.

Sonreí y le dije: “Es mía...”

Había dos amigas y un amigo de él.

Dijo que le gustaba ese boliche porque a nadie le importa lo que haces.
Es un boliche gay.
Está abierto siempre hasta altas horas aunque sea día de semana.
Veníamos de otro lado y ese lugar quedaba cerca.

Es una discoteca gay pero va cualquier persona.

Música al mango, lleno de gente…

Cada uno está en la suya.

Se dan cuenta si sos gay o heterosexual.

Si no sos gay nadie te molesta, es una onda muy tranqui.
Y cuando hay una pareja hétero nadie la registra.
Yo solo pensaba en su mirada y su sonrisa.

Conozco su entorno y sé que no es más que eso. Nada va a pasar. Lo sé.
Pero me encantaría invitarlo a mi casa

Es chef y diseñador.

Una combinación perfecta.
Tenemos muchos temas en común.
Fantaseo con él.

Probablemente vendría y cocinaría para mí, de hecho lo sugirió.

Dijo que me haría pasta con una salsa picante por mi tipo de personalidad, con un vino cabernet…

Supongo que comeríamos, escucharíamos música, seguramente me pediría que le muestre mis diseños y yo le diría que no, porque soy muy reservada con mi trabajo… aunque como es diseñador… tal vez sí…
Y luego, supongo que tendríamos sexo, o mejor, haríamos el amor.
Ya me lo estuve imaginando.

Pero…
Paah…
Ahora pienso que sé yo... No lo conozco tanto...

Si se llega a dar…  tiene que ser porque hay magia de verdad,  porque respetamos nuestros misterios…

No me gustaría que fuese algo sexual y físico nada más…  Mmmm.... hacer eso sería ponerme en el lugar de una más y yo no soy una más.

Me imagino haciendo el amor con él… algo suave pero apasionado, me gustaría que me tratara bien, que fuera dulce conmigo, hacer el amor mirándonos a los ojos sin que se pierda esa conexión.

Sumisión y Control

En general espero el primer paso del otro.

Prefiero que mande el otro, sumisa… un poco, puede ser… y ahí me prendo en la cuestión.

Primero besos, siempre

En la boca.
Y después…

Prefiero que me lleven a cualquier parte del cuerpo que quieran.

Prefiero dar sexo oral que recibir.
Robert Delaunay, Nudes with Flamingos, 1907
En el recibir se activa la mente.
Pero chupar no me gusta siempre, ojo…

No siempre,
Depende de él…
O sea… si veo que se copa si, sino no.

Me gusta ver perderse al otro.

Si le da lo mismo no.
Vale la pena cuando el otro lo disfruta a full.
Si no, no… es un paso más.
Chuparla es una exploración.

No todos son iguales

Hay a algunos que lo disfrutan, que se entregan, entonces vas probando que parte les gusta más.

Otros que van al objetivo y te dicen que hacer, eso me embola.

Son los que no tienen paciencia…

Tienen un estereotipo de lo que les gusta y punto.
Otros se dejan explorar y ahí ocurre la magia.

A mí me gusta lo lento en un inicio. Despacio y con mucho cuidado. Cada milímetro.

Y cuando hay alguna expresión diferente ¡es ahí!

Pero la mayoría no tienen paciencia.
Es gente que no se entrega.

Que quiere garchar, acabar y punto.

Se pueden hacer tantas cosas…

Uso las manos, exploro…

Pajearlo, rápido así como para que acabe, no… no en un inicio...
Me parece común y aburrido.

Yo prefiero hacerlo lento, buscando cual es el punto…
Y no simplemente el para atrás y adelante, es una obviedad.

Y no todos tienen el mismo punto.

A algunos les gusta más el juego, más lingual, más de esperar qué vaya a pasar.
Que la lengua les raspe despacio pero fuerte… otros  que les explores toda la zona y hasta el ano… otros lo odian…

Y otros piensan en el momento de acabar y nada más.
No me gusta que me acaben en la boca.

Metzinger, Three Pink Flamingos, 1905


No me gusta esa sensación.

Nunca me gustó.

No me gusta lo pegajoso ni la temperatura. No lo puedo tragar.

Por ejemplo, me da mucho asco escupir, me da a la sensación de expectorar.

Me da asco escupir cuando uno escupe comúnmente, el escupir me da asco.

Y Eso me da la misma sensación.

Dejo que me acaben en cualquier lugar, en realidad…

En cualquier lugar, me da igual.

Es el fin, yo prefiero los procesos… ¿entendés?

¿Sobre mis tetas?

Me da igual… porque cuando acaban ya pasó el momento.


Es el final de algo…
Da igual.

Lo copado ya pasó.

Lo anterior a la acabada es lo mejor.

Las mentes sintiéndose, dejándose llevar, entregándose.

la magia en el cuerpo. Todos e acomoda.

Él arriba mío en un inicio… mirándonos.

Después se va viendo…

Me dejo.

Las miradas… Es lo que realmente me mueve y me llama, si el objetivo fuera lo otro me compro un consolador y es más fácil.


El Tamaño

¿El tamaño?

El tamaño de la verga sí, es importante, pero eso depende de varios factores.

Prefiero los términos medios de acuerdo a mi complexión.

Jean Metzinger, 1911-12, La Femme au Cheval
Demasiado grande es un problema, te lo digo por experiencia.

Es incómodo.

Y La persona también lo sabe y se persigue… la pasa mal.

Sabe que te puede lastimar, el tipo lo sabe…

Si sabes que podes lastimar a la otra persona no está bueno para ninguno.

Respecto a los hombres, ya te digo no ando con un centímetro en la cartera pero cuando digo grande no es que para mi sea grande, es para cualquiera, ¿ta?

Y cuando el tipo es consciente de eso es porque realmente es fuera de lo común

Tuve dos casos.

Cuantos cms no sé… pero las vi y no me gustaron. Me lastimaron.

Una era muy alto y grande.

El otro alto pero no tanto, deportista,  de etnia negra.

Del deportista recuerdo poco pero  él estaba medio traumado por su tamaño.

El otro, no llegué a estar con él, penetración y eso. Sexo oral, sí.

Pero antes, hizo referencia al tema y me contó que muchas veces no pudo concretar… por el tamaño…

Los hombres deberán entender que hay mujeres que no les interesa lo morboso, que no les calienta ver un pene que les gustan otras cosas.

Mis gustos pasan por otros lados.

Te voy a decir una frase que se la he dicho a un par de ocasiones: 
“A mí lo que me interesa de un hombre es lo que no puedo conseguir por mí misma”

Plata, un orgasmo, ropa, flores, chocolates, cocina, etc.… Todo eso lo puedo hacer sola.

Lo que no puedo tener sola es un beso, un abrazo, una conversación copada, un gesto, una mirada, una sonrisa cómplice.


Masturbación

Paah… no sé si soy tan abierta como para contarlo…


No uso consolador.

Por ejemplo, cuando mis amigas cuentan lo que hacen, yo hago “mute”.

Silencio

Dalí, nude in the water, 1925
No hablo de eso

Aunque sé que es natural y que todo el mundo lo hace
Se ve que de chica me lo prohibieron

Y si, tocarse estaba mal visto se ve
Te podías ligar un: "¡Paje-raa-aaaa!"

Nadie me lo dijo pero...
Se ve que lo escuché en algún momento
Yo soy de la época en que si garchabas antes del mes con tu novio eras una puta

Y ahí estabas contando los días para que hiciera un mes así, no eras tan puta.
Y llegaba el mes y ¡te dabas contra todo!


La Primera Vez

Paah...

¡Qué momento!

¡Horrible!

Había un pibe en el Liceo que era el fenómeno”, el galán...

El crá revolucionario.

Más grande que yo, 2 año más, y yo lo veía pasar y me moría.

Finalmente accedí a él, en una reunión de Comité del Liceo, yo opinaba distinto a ellos pero no decía nada por las dudas.

Eran tiempos de ocupación del liceo, yo tenía 15, él 17.

Mi vieja me prohibía ir a las manifestaciones y yo me escapaba, iba igual para verlo.

Tenía una amiga de la edad de él, vecina mía. Un día hicieron una reunión y mi amiga me llevó.

Mi vieja jamás me hubiese dejado ir pero como estaba peleando con mi padre me dejó.

Era en las afueras de Montevideo, en canelones, un balneario.

Fuimos a la reunión y el pibe salió de la habitación donde estábamos.

Me mandó llamar por mi amiga.

Yo sabía que podía pasar…

Mis amigas eran más grandes que yo y todas habían garchado, todas menos yo.

Tenía curiosidad.

Prometí que si el pibe me daba bola me cortaba el pelo.

Y bueno, el pibe me estaba esperando en la puerta del baño…

Me metió para adentro del baño, hacía mucho frío por lo cual tenía mucha ropa.
Nos besamos y me empezó a sacar la ropa, yo pobrecita inexperta, tenía un enterito, por lo cual ¡fue un huevo sacármelo!

Metzinger Blonde with Red Necklace, 1940
Tenía un conjunto de ropa interior con la carita de Garfield...

Tenía buen cuerpo en esa época.

Era atleta.

Competía en atletismo por lo que estaba toda dura, llena de músculos pero poco desarrollada como mujer.

El pelo largo hasta la cintura.
Era una joya, pero muy atlética.
En el barrio me decían “el guacho lindo”.

Un amigo decía. “Cuando seas grande vas a estar divina…”

Estaba toda dura, pero sin forma aún.

Poco pecho.

Normal, ponele…
A los 19 crecieron las tetas como ahora que son grandes, bastante grandes.

¡Se las perdió el pobre pibe!

Aparecieron por sorpresa cuando dejé de entrenar.

Y bueno, imaginate situación baño un frío de cagarse…
Y con la ropa interior de Garfield…

El pibe, hizo lo que pudo… era todo un acontecimiento desvirgar a una mina en aquel tiempo.

Estaba sentada contra la puerta del baño, no sé ni cómo hizo, pobre...

¡Ni loca se la chupé! ¿Mirá si se la iba a chupar?
¡Me llevaba el diablo!

Nooooooo, nunca había chupado, no.

La primera vez que chupé fue cuando tuve mi primer novio a los 17.

Después me puso en 4, yo apoyando las manos sobre el guáter… me aguanté el dolor que no era mucho, pero era.

Salió y se fue a donde estaban todos.  Rápidamente, vino mi amiga a ver si había perdido la virginidad.

Y como me salió sangre, era prueba de que el acto se había consumado.
Cuando salí del baño me temblaban las piernas pero estaba feliz. Claro que no acabé.

Luego lo vi un par de veces más en casa de amigos pero no pasó nada.

Y  llegó el momento de cumplir la promesa.
Me corté el pelo.

Me vio en el Liceo y me gritó: “¡¿Qué te hiciste?!

 Y esa fue la última vez que lo vi…


Sexo Anal


Primera vez, medio que con mi primer novio… y lloré.

Se ve que no lo hizo bien.
No me gustó.
Después,
lo hice un par de veces con una pareja que tuve mucho tiempo.

Una vez me gustó y otra, no.

La vez que me gustó pude acabar muy bien.
La segunda vez no.
El orgasmo anal es diferente al vaginal.
Fue mejor que el vaginal… pero nunca más pasó.

Esa vez se ve que estaba conectada, no sé, me gustó… ¡fue sublime!

Pero probamos otra vez y no pasó.
Para mí el sexo pasa por otros lugares.

Que no son el acto en si mismo… es todo lo anterior y lo durante el acto… la cabeza… la conexión… todo eso no material que te llena… y te lleva.

Excitación

Cuando algo realmente me excita, estornudo.
¡En serio!

No sé que es qué me lo provoca pero estornudo.

No es en el momento del acto o cuando estoy con alguien… si pienso en algo excitante, solamente.
Es cuando estoy sola.

Cuando pienso en alguien con quien quisiera estar, o que me imagino estando… ¡estornudo!

Es como un orgasmo previo.
Se asemeja la sensación…


André Derain, La Danse


  
Orgasmo 2


El proceso mental es lo más erótico,

Mentalmente, es cuando la cabeza logra ponerse en blanco, sin juzgar ni prever, es el momento donde sólo importa uno.

Es un momento de repetición, no hay búsqueda, sólo repetición.
La sensación es como si te hicieras pis…
Las mejillas se ponen coloradas, es como un calor de golpe, como una efervescencia, algo que sube…

Breve, muy breve, como cuando terminas de hacer pis y decís "aaah... ta, hice", y querés que todo se quede quieto

No grito.

Si le importa e mi pareja se da cuenta que estoy acabando.
A veces, finjo.

Si me preguntan después de que se terminó, ¿Y, acabaste…?

Para que le voy a decir y.... La verdad que no… te digo que sí, divino…

Pero si te importa y me sentís… no me vas a preguntar, lo sabés.
Lo sentiste.


Acabar, físicamente, para mí…
Es como cuando haces pis, te quedas quieto.

Y a mí, como me sucede pocas veces, me parece increíble y pienso:

 "¡La puta madre! ¡Que dure más rato!"

Y no dura... Así que te queda la sensación y te quedas ahí reviviendo ese segundo de gloria.

Parece que te morís… pero no te morís…

Jean Metzinger, 1907, Les Ibis