lunes, 4 de junio de 2018

Yo Soy Fuego. Llámame Calipso.



Calipso es una vieja amiga dentro de mí.



Soy una mujer de piel blanca y baja estatura, últimamente llevo el cabello corto, soy esbelta, de columna erguida de tal manera que sobre mi sacro se forma un corazón como el inicio de mi cola...


Soy de labios carnosos y rojizos... Llevo algunos lunares y me gustan... Son particulares, uno en la pera, cuatro pequeños lunares alrededor del ombligo... Como broches o piercings.


Fui madre joven y mis pechos tuvieron cambios. Pasé de tener senos erguidos y rosados, a unos enormes pechos con gran aureola, ahora un poco más pequeños con pezones para nada imperceptibles, son como botones un tanto más oscuros.


Lo bueno es que ahora me los puedo besar...


Me sostengo el seno y me lo chupo mientras me toco.


Jugueteo con la lengua.

Me succiono el pezón, me lo muerdo. 

Los mordiscos en los muslos y los labios me encantan, el pezón entre los dientes

Me gustan las caricias suaves al principio, solo para empezar...

Luego me gustan las manos firmes sosteniéndolo todo, acariciándome. Me excita que me aprieten los pezones con la yema de los dedos.

Llevo puesta una camiseta negra con el nombre de una banda de rock español y una tanga a juego con la camiseta, de encaje.

Amo el encaje.

El sutién gusta no usarlo. Veo al sutién como un accesorio nada más, su utilidad es únicamente estética para mí.

Ahora llevo solo la camiseta, sin sutién.

Estoy un colchón en el living de mi casa, hace frío y estoy frente a la estufa. Hoy dormiré aquí.

¿Si me calienta estar así? Llevo el mismo fuego que hay en la estufa, pero dentro de mí.

Hoy amanecí mojada.

Estoy boca arriba, con un brazo sobre mi cabeza, asoma un seno por el amplio escote de la blusa y tengo las piernas entre abiertas, un tanto levantadas.

No estoy depilada. En la entrepierna no, llevo el vello corto ahora

Cuando me depilo lo hago sobre toda la zona y cuando me dejo un poco el vello también. 

Soy de las chicas que les gusta todo o nada.

Me adelanté a tu petición… Me saque la tanga.

Mis labios son carnosos como los de mi boca, y los labios internos a veces se me escapan, yo siempre pienso que buscan algo, tienen una tonalidad rosa casi rojiza, mi clítoris es muy sensible.

Me gusta y me excita mi sabor

No sabría describirlo, es salado, casi agridulce

Es un sabor fuerte, de esos sabores que u odias o te fascina.



Cómo Chuparme

 
Primero el clítoris, haciendo pequeños círculos con la lengua, me gustan las lenguas vigorosas, fervientes.


Succionarlo entre la lengua y el paladar, eso me da corrientes eléctricas por el cuerpo

Me gusta que me laman de arriba abajo, que cubran todo con su lengua

Me fascina…

Mi clítoris es muy sensible, me gusta ir de la parte al todo...

Unos pequeños círculos con la lengua, rodeándolo, jugueteando... Me encanta jugar, me encanta que se vuelva divertido.

Me gustan las lenguas zigzagueantes.

Mientras me chupas… tócame, tócame toda...

Rozá tus dedos en mis labios...

El periné... En la entrepierna...

Deslizas tus manos por mi cuerpo suavemente…

Llega hasta los senos... Mímame...

Pon mi pezón entre las yemas de los dedos y presiónalo con firmeza

Lame mi vulva de principio a fin, mete tus dedos dentro de mí.

Chúpame, quiero que mi clítoris este dentro de tu boca, entre la lengua y el paladar.

Eso me vuelve loca...

Sostiene mis muslos con fuerza...

Chúpame toda…

El clítoris, la vulva entera y mi ano…

Gimo. 

No me gusta exagerar. Me relamo los labios.

Los cierro con fuerza, pequeños quejidos, respiraciones fuertes.

Me gusta cerrar los ojos para solo sentir el tacto.

Acabo bien si me chupas bien.

Es muy rico sí, pero casi siempre quiero penetración, es como si el cuerpo me pidiera algo dentro…

Aún acabando con un oral quiero otro orgasmo.



Orgasmo

Es una pregunta compleja... No sé si hay diferentes orgasmos, creo que los sentís diferente.


Yo siento una energía electrizante recorriendo mi cuerpo, por mi columna vertebral.

El orgasmo lo siento en todo el cuerpo, como si éste vibrara.

 Siento pulsaciones en el clítoris, mi vagina se contrae y se expande.

 Me recorre por la columna una electricidad tal que se curva la espalda, los músculos de todo el cuerpo se tensionan, no pensás en nada.

 Solo se siente como el pecho palpita, emerge fuego de tus entrañas y sube hasta tu cuello, pero no ahoga, no sofoca, sino que acoge, fortifica, la respiración se entrecorta y todo eso termina en una sensación única de placer, un placer profundo, esa sensación de estar a punto de morir y renacer...




Todo termina, los músculos se relajan, caigo de los cielos aunque por unos minutos inclusive después de que ya no estén dentro de mí el cuerpo tiene leves espasmos de placer, y ronroneo como una gatita.



Masturbación


Siendo totalmente sincera no tengo mucha experiencia masturbándome.


Lo hice a la edad de la pre adolescencia a los 12 años, a los 13 perdí mi virginidad y desde allí las veces que me toqué fueron contadas, siempre que quería satisfacerme encontraba a alguien que lo hiciera por mí.

Digamos que ahora estoy retomándolo vagamente.

Siempre decía "es aburrido jugar sola"-

Me mojo, pero no es lo mismo, es más un mimo, un intento por gustarme, por quererme y disfrutar de mi misma.

El otro día tuve una charla con un chico, que me invitó a salir… no pasó nada, mucha charla linda, pero me dormí excitada y me desperté igual.

A veces necesito descargar esa energía, pero me la guardo para mí. Masturbarme es a veces una demostración de afecto a mí misma.

Tengo mi juguete.

Uno solo.

Lo uso a veces.

Un vibrador.

De un material duro y suave

Prefiero las pijas de verdad, tampoco los utilicé los penes realísticos como para ser rigurosa al decir que no. Pero lo experimentaría...



Lo que me excita


Me excita la buena charla

Me excita la palabra, la situación.

Disfruto la conversación

Me gusta así… lo demás viene solo…




Fuego


El Fuego… Soy yo


Yo soy fuego, 


¿Nunca sentiste ira y que un fuego ardiera dentro de tu cuerpo?

 ¿Exhalar y creer que va a salir una llamarada de dentro?

Es como si siempre hubieran brazas candentes dentro, solo una pequeña brisa puede desatar una hoguera...


Es como si estuviera mi existencia regida por el fuego y mi propósito es controlarlo, inclusive me sucede con el sol, directamente lo necesito, tres días grises y lluviosos bastan para ser una leona enjaulada.

Duermo desnuda desde que tenía doce años.



Mujeres


Se erizaron mis pezones.

Me chupo los dedos empapados de mi flujo.

Siento el mismo placer que al comer chocolate…

Me encantaría poder chuparme la concha.

Ese olor, ese sabor…

Yo le llamo olor a sexo, no hay nada que se le parezca, solo el olor a otra mujer

Me excita el olor a flujo, el sabor agridulce, fuerte como el Gin puro.

Las mujeres son deliciosas.

Me gusta tratarlas con más delicadeza que a los hombres.


La primera vez fue a los 14 años, con una amiga, es una mujer muy sensual, solo no nos resistimos, fue un cruce de miradas y nos devoramos,


Tuvimos sexo en el piso de un baño.

Aún recuerdo su sabor… Dulce…

Tenía senos pequeños, delicados, me encantaban.

Su vulva era pequeña, era estrecha, y muy mojada.

Una hermosa espalda, recuerdo tocar todo su cuerpo, recuerdo que sabía cómo tocarme.

Estábamos en la casa de su padre.

Lo hicimos más veces por diversión y placer.

Si estábamos fumando y bebiendo con su padre y su madrastra, eran jóvenes también.

El baño quedaba fuera de la casa en ese entonces.

Éramos amigas íntimas, un año, no mucho más.

En su cama.

En la mía.

Nos metíamos los dedos y nos chupábamos.

Tenía 14…

Era más inocente todo.

Era sexo entre amigas, nos hacíamos el amor.



Sexo Anal

Chupame yo boca arriba con las piernas bien abiertas...

Y bajás y me chupas el ano y me lo penetras, también…

Me excita mucho que me chupen el ano... 

Que lo saliven bien y me penetren.

Se dilata solo.

Me gusta que me lo escupan... Que empiece con un dedo y vaya aumentando.









Unas veces más que otras. Siendo vulgar... Si me chupas mucho la concha se me empieza a dilatar el culo.

Pide… Pide…



Pijas



Soy la mina que no entiende el conflicto de los hombres con sus miembros, siempre me pregunto si a la mayoría de las mujeres les gustarán las pijas grandes... Y por eso el conflicto masculino... ¿Es asi?


Yo lo último que miro en un tipo es la pija. No se la miro hasta que la tengo en la boca.

Y me gusta estándar.



Lo que más importa es que la sepa usar


Me acabo chupándotela...

Me encanta jugar, me gusta mirar a los ojos al hombre al cual se la voy a chupar... Disfruto el placer del otro.

Te lamería todo desde el pene hasta los testículos, metérmelo todo en la boca, y si el hombre no se incomoda, le lamo el periné hasta el ano.

Me gusta tocar los testículos cuando me pongo la pija en la boca.

Me encanta jugar con la cabecita. Pasarlo por toda la lengua, rozarme el glande por los labios como si fuera un lápiz labial y sonreír.

Chuparlo de a poquito, meterlo y sacarlo de la boca, lamerlo como una paleta

Es un sacrilegio escupir el semen.

El sabor me gusta

Es más dulce que el sabor de la mujer.

No se describir a que sabe, no hay nada igual

No hay nada igual, es un sabor único, es suave, dulce...

Me excita pajear a los tipos.

Si me gusta, y pasarme la pija por la boca, la mandíbula. El cuello, los pechos

Me gusta tenerla entre las tetas… 


Wow no sabría...

 no hay un lugar mejor, pero me excita muchísimo que me acaben en la cola, terminar fuerte me encanta, sentir que me parten el culo.

Y te beso el pene después de acabar, te beso todo. Con mi sabor en tu pene... 

Que me acaben sobre el cuerpo entero, inclusive en la espalda, el líquido calentito en las caderas…

 Me gusta cuidarles el pene, a veces me calienta demasiado chuparlo y me lo quiero tragar o morder, pero lo cuido
(fotos intervenidas por epc, de Alinae V de MetArt)

Me gusta mordisquear suavemente el glande.

Mmm... A veces me gusta que me peguen con el pene en la boca, en la vulva, en la cola…

Y espero con la lengua fuera


Qué delicia...



Me la tomo toda

Hasta la última gota

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.